Los peligros o contraindicaciones de la chicha

La chicha es una bebida fermentada que se elabora a partir de diferentes cereales, tubérculos o frutas, según la región y la tradición. Es una bebida muy popular en varios países de América Latina, especialmente en Perú, donde se consume desde la época prehispánica.

La chicha más conocida es la chicha morada, que se hace con maíz morado, una variedad de maíz que tiene un color púrpura intenso. La chicha morada tiene un sabor dulce y refrescante, y se le atribuyen varias propiedades beneficiosas para la salud.

Sin embargo, también tiene algunos peligros y contraindicaciones que hay que tener en cuenta antes de consumirla.


La chicha contiene una variedad de nutrientes y componentes químicos que le dan sus características. Entre los nutrientes que aporta se encuentran los carbohidratos, las proteínas, las vitaminas y los minerales.


¿Qué contiene la chicha?

El maíz morado, el ingrediente principal de la chicha morada, es rico en antocianinas, unos pigmentos naturales que le dan su color y que tienen propiedades antioxidantes.

Además, la chicha contiene una graduación alcohólica que puede variar según el tipo y el tiempo de fermentación. La chicha morada suele tener un bajo contenido alcohólico (menos de 1 % vol), mientras que otras variedades de chicha pueden tener un mayor grado alcohólico (hasta 5 % vol o más).


También te puede interesar:



¿Qué beneficios tiene la chicha?

La chicha tiene varios beneficios importantes para la salud, tales como:

Tiene un efecto probiótico, es decir, que favorece el crecimiento de bacterias beneficiosas para el intestino, como los lactobacilos. Estas bacterias ayudan a mejorar la digestión, a regular la flora intestinal, a prevenir infecciones y a estimular el sistema inmunológico.

Tiene un efecto antioxidante, es decir, que protege a las células del daño causado por los radicales libres, unas moléculas que se generan por el estrés, la contaminación o el envejecimiento. Las antocianinas del maíz morado son unos potentes antioxidantes que pueden prevenir enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares o el alzhéimer.

Tiene un efecto antiinflamatorio, es decir, que reduce la inflamación en el organismo, lo que puede aliviar dolores articulares, musculares o menstruales. Las antocianinas del maíz morado también tienen propiedades antiinflamatorias.

Tiene un efecto hipoglucemiante e hipolipemiante, es decir, que ayuda a reducir los niveles de azúcar y de colesterol en la sangre, lo que puede prevenir o controlar la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Tiene un efecto diurético y depurativo, es decir, que ayuda a eliminar el exceso de líquidos y de toxinas del organismo, lo que puede prevenir la retención de líquidos, la hipertensión o la gota.


¿Qué riesgos tiene la chicha?

El principal riesgo de la chicha es su contenido alcohólico, que puede causar intoxicación si se consume en grandes cantidades. El alcohol puede provocar mareos, náuseas, vómitos, deshidratación, dolor de cabeza y alteraciones en el sistema nervioso.

También puede afectar al hígado y al páncreas, causando enfermedades como hepatitis o pancreatitis. Además, el alcohol puede interferir con algunos medicamentos o alterar algunas condiciones médicas.

Otro riesgo de la chicha es su posible contaminación con microorganismos dañinos para la salud, como E. coli o Salmonella. Esto puede ocurrir si la chicha no se elabora o se conserva con las medidas higiénicas adecuadas. La contaminación puede causar diarreas, cólicos, fiebre o deshidratación.


¿Qué contraindicaciones tiene la chicha?

La chicha está contraindicada para algunas personas o situaciones, como:

  • Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia: La chicha contiene alcohol, que puede causar daños al feto o al bebé, como retraso en el crecimiento, malformaciones o síndrome alcohólico fetal. Además, la chicha puede estar contaminada con bacterias que pueden provocar infecciones o intoxicaciones.
  • Personas con úlceras: La chicha puede irritar la mucosa gástrica y empeorar las úlceras. Personas con enfermedades hepáticas o pancreáticas: La chicha puede sobrecargar el hígado y el páncreas por su contenido alcohólico y azucarado.
  • Personas que toman medicamentos: La chicha puede interferir con la acción o la absorción de algunos fármacos, como los antibióticos, los anticoagulantes o los antidepresivos.
  • Personas alérgicas: La chicha puede provocar reacciones alérgicas en personas sensibles a sus componentes, como el maíz, las frutas o las especias.

¿Cómo consumir la chicha de forma segura?

Si quieres disfrutar de la chicha sin poner en riesgo tu salud, debes seguir algunas recomendaciones, como:

  • Consumirla con moderación: No exceder los 200 ml de chicha al día y evitar beberla todos los días. Consumirla fresca: La chicha se deteriora rápidamente y puede aumentar su grado alcohólico o contaminarse con microorganismos dañinos. Por eso, es mejor consumirla el mismo día que se elabora o conservarla en un lugar fresco y limpio.
  • Consumirla de fuentes confiables: La chicha se debe elaborar y almacenar con medidas higiénicas adecuadas para evitar su contaminación. Por eso, es mejor consumirla de lugares que tengan buena reputación y que cumplan con las normas sanitarias.
  • Evitarla si tienes alguna contraindicación: Si estás embarazada, lactando, tienes alguna enfermedad crónica, tomas algún medicamento o eres alérgico a la chicha, es mejor que la evites por completo o consultes con tu médico antes de consumirla.

La chicha es una bebida tradicional de América Latina que tiene propiedades probióticas y antioxidantes que pueden beneficiar la salud.

Sin embargo, también tiene riesgos y contraindicaciones por su contenido alcohólico y su posible contaminación. Por eso, se debe consumir con moderación, precaución y responsabilidad.

Scroll al inicio