Kombucha: todo lo que necesitas saber sobre el té fermentado

¿Sabes qué es y cómo se hace la Kombucha? ¿Conoces sus propiedades y beneficios para la salud? ¿Quieres aprender algunas recetas deliciosas con esta bebida? Si la respuesta es sí, sigue leyendo este artículo que he escrito para ti.

Te voy a contar todo lo que sé sobre la kombucha, esa bebida fermentada de sabor ácido obtenida a base de té endulzado y una colonia de microorganismos. ¡Vamos allá!

¿Qué es la kombucha?


La kombucha es una bebida fermentada que se elabora con la mezcla de un té – preferiblemente té verde o negro – y un cultivo simbiótico de levaduras y bacterias beneficiosas conocido como SCOBY (siglas en inglés de Colonia Simbiótica de Bacterias y Levaduras) o hongo kombucha, que tiene forma de torta gelatinosa.


Estos microorganismos completan un proceso de fermentación compleja, empezando por desdoblar la sacarosa en glucosa y fructosa y transformándolos después en proporciones variables de alcohol etílico y ácido acético, que permanecen disueltos, y anhídrido carbónico que en parte queda también disuelto en el líquido.

Durante este proceso el SCOBY crece formando en la superficie del líquido un cuerpo de aspecto gelatinoso.
La peculiaridad de esta combinación es que hay que dejarla fermentar entre siete y 14 días, periodo tras el cual se transforma en una bebida refrescante con alguna que otra burbuja, y algo ácida.

También se pueden obtener sabores diferentes si se añaden frutas naturales tras el proceso de fermentado. La kombucha es una bebida 100% natural, con propiedades probióticas, ecológica, vegana y sin gluten.

Aunque pueda parecerlo, la kombucha no es un descubrimiento reciente, sino que las primeras noticias de la existencia de esta bebida datan del año 220 a.C en Manchuria (China), durante la dinastía Tsin, donde era considerada como el elixir de la vida y de la inmortalidad.
Poco a poco, el consumo de esta infusión basada en un hongo se ha ido extendiendo por todo el mundo, y a día de hoy es muy popular en Estados Unidos y Australia.


También te puede interesar:



Propiedades de la kombucha

La kombucha tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud. Entre ellas se destacan las siguientes:

  • Es un probiótico natural, es decir, contiene microorganismos vivos que mejoran la flora intestinal y refuerzan el sistema inmunológico.
  • Es una fuente de vitaminas del grupo B y C, que intervienen en el metabolismo energético y en la prevención de infecciones.
  • Contiene también minerales como el calcio, el magnesio, el potasio, el fósforo y el hierro, que contribuyen al buen funcionamiento de los huesos, los músculos, los nervios y la sangre.
  • Tiene un alto contenido en antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales libres y a prevenir el envejecimiento celular.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, que pueden aliviar algunas dolencias como la artritis o las infecciones urinarias.
  • Puede ayudar a controlar el colesterol y la presión arterial, así como a regular el azúcar en sangre.



¿Cómo se hace la kombucha?

La kombucha se puede hacer de forma casera siguiendo unos sencillos pasos.

Aquí te doy una receta básica para hacer kombucha:

  • En una olla grande, hierve 7 tazas de agua y añade 1/2 taza de azúcar.
  • Remueve hasta que se disuelva y apaga el fuego.
  • Añade 4 bolsitas de té negro o verde y deja reposar durante unos 15 minutos.
  • Retira las bolsitas de té y deja que el líquido se enfríe por completo.
  • En un frasco de vidrio grande y limpio, vierte el té endulzado y añade 1 taza de kombucha sin sabor comprada o de un lote anterior.
  • Con cuidado, coloca el SCOBY encima del líquido.
  • Cubre el frasco con un paño limpio y sujétalo con una goma elástica.
  • Deja el frasco en un lugar oscuro y cálido, alejado de la luz directa del sol y de otras fuentes de calor o vibración.
  • Deja que la kombucha fermente durante unos 7 días, comprobando cada día el sabor y la acidez.
  • Puedes usar una pajita para probar el líquido sin molestar al SCOBY.
  • Cuando la kombucha tenga el sabor que te guste, retira el SCOBY con cuidado y resérvalo para el siguiente lote.
  • También reserva 2 tazas de líquido como iniciador para la próxima vez.
  • Si quieres darle más sabor a tu kombucha, puedes hacer una segunda fermentación. Para ello, vierte la kombucha en botellas de vidrio con tapa y añade los ingredientes que quieras, como frutas, zumos, miel o especias.
  • Deja un espacio libre de unos 2 cm en la parte superior de las botellas.
  • Cierra las botellas y déjalas en un lugar oscuro y cálido durante unos 2 o 3 días más, abriendo las tapas una vez al día para liberar los gases.
  • Después de la segunda fermentación, refrigera las botellas y disfruta de tu kombucha casera. Puedes guardarla en el frigorífico durante unas semanas o meses.



Dudas frecuentes sobre la Kombucha

》 ¿Qué es la kombucha?

La kombucha es una bebida probiótica que se obtiene de la fermentación de té endulzado con azúcar y un cultivo simbiótico de bacterias y levaduras llamado SCOBY. Tiene un sabor dulce-ácido y ligeramente alcohólico, y puede estar carbonatada por el dióxido de carbono generado

》 ¿Qué beneficios tiene la kombucha para la salud?

La kombucha tiene beneficios para la salud como aportar probióticos que mejoran el equilibrio de la flora intestinal, la digestión y el sistema inmunológico; aportar nutrientes como el hierro, el calcio, el fósforo y las vitaminas del complejo B; aportar antioxidantes que protegen las células y previenen el envejecimiento; ayudar a reducir los niveles de colesterol y la presión arterial; y actuar como energizante natural

》 ¿Cómo se hace la Combucha?

La kombucha se hace mezclando té negro o verde con azúcar y dejándolo enfriar. Luego se añade el SCOBY y un poco de kombucha previa en un recipiente de vidrio y se tapa con una tela o una tapa que permita la salida del gas. Se deja fermentar a temperatura ambiente durante unos 7 a 14 días, dependiendo del clima y el grado de acidez deseado.
Después de la fermentación, la kombucha se puede consumir directamente o se puede hacer una segunda fermentación añadiendo frutas, especias u otros ingredientes para darle más sabor y gas


Recetas con kombucha

La kombucha es una bebida muy versátil que se puede usar en muchas recetas diferentes.

Aquí te doy algunas ideas:

Smoothie de kombucha: mezcla en una batidora 1 taza de kombucha de tu sabor preferido con 1 plátano congelado, 1/2 taza de fresas congeladas y 1/4 de taza de yogur natural. Obtendrás un smoothie cremoso y refrescante con un toque ácido.

Vinagreta de kombucha: mezcla en un frasco con tapa 1/4 de taza de kombucha sin sabor con 1/4 de taza de aceite de oliva, 2 cucharadas de vinagre balsámico, 1 cucharadita de mostaza, sal y pimienta al gusto. Agita bien el frasco hasta que se emulsione la vinagreta. Úsala para aliñar tus ensaladas favoritas.

Cóctel de kombucha: mezcla en una coctelera con hielo 1/4 de taza de vodka, 1/4 de taza de zumo de naranja y 2 cucharadas de zumo de limón. Agita bien y sirve en un vaso alto con hielo. Completa el vaso con kombucha de jengibre o del sabor que más te guste. Decora con una rodaja de naranja o limón.

Helado de kombucha: mezcla en un bol 2 tazas de nata para montar con 1/4 de taza de azúcar glas y bate con unas varillas eléctricas hasta obtener una consistencia firme. Añade 1 taza de kombucha del sabor que más te guste y mezcla suavemente con una espátula. Vierte la mezcla en un molde rectangular y congela durante unas 4 horas o hasta que esté firme. Corta en trozos y sirve.


Te dejamos un interesante video sobre la Kombucha:


Espero que te hayan gustado estas recetas con kombucha y que te animes a probarlas. La kombucha es una bebida muy beneficiosa para la salud que además tiene un sabor único y delicioso. ¡No te la pierdas!

Scroll al inicio