Kvas: la bebida fermentada de pan que se toma en el este de Europa

¿Te gustaría probar una bebida tradicional, refrescante y ligeramente alcohólica, que se hace con pan de centeno y levadura? Entonces te invitamos a descubrir el kvas, una bebida fermentada que se consume en Rusia, Ucrania y otros países del este de Europa.

En este artículo te contamos qué es el kvas, cómo se hace y qué beneficios tiene para la salud.

¿Qué es el kvas?


El kvas (en ruso y ucraniano, квас; en polaco: kwas chlebowy; en lituano: gira; en estonio: kali; en letón: kvass) es una bebida fermentada que se elabora con pan de centeno seco, levadura, azúcar y agua.


Tiene un sabor dulce-ácido y un color marrón oscuro. Su contenido alcohólico es muy bajo, entre 0,5 % y 1,5 %. El kvas se originó en la antigüedad como una forma de aprovechar el pan sobrante y de obtener una bebida segura e hidratante.

Se menciona en el siglo X en las crónicas rusas y se considera una bebida nacional en varios países eslavos. Se puede tomar solo o como ingrediente para hacer sopas frías como el okroshka o el botvinya.

¿Cómo hacer kvas?

Para hacer kvas en casa necesitas los siguientes ingredientes:

  • 500 g de pan de centeno seco
  • 5 litros de agua
  • 50 g de levadura fresca
  • 250 g de azúcar
  • 50 g de pasas

El procedimiento para hacer kvas es el siguiente:

  • Corta el pan de centeno en trozos pequeños y tuéstalos en el horno hasta que estén dorados y crujientes. Pon el pan tostado en una olla grande y cúbrelo con agua hirviendo.
  • Deja que repose durante unas 6 horas o toda la noche.
  • Cuela el líquido resultante y desecha el pan.
  • Añade la levadura y el azúcar al líquido y mezcla bien.
  • Vierte la mezcla en botellas de vidrio con tapa hermética, dejando unos 5 cm de espacio libre en cada una.
  • Añade unas pasas a cada botella para favorecer la carbonatación.
  • Cierra las botellas y guárdalas en un lugar cálido durante unos 2 o 3 días, hasta que empiecen a burbujear. Una vez fermentado, guarda el kvas en la nevera y consúmelo frío.


También te puede interesar:




¿Qué beneficios tiene el kvas?

El kvas tiene varios beneficios para la salud, entre los que destacan:

Es probiótico: el kvas contiene microorganismos vivos que ayudan a equilibrar la flora intestinal, prevenir el crecimiento de bacterias nocivas y mejorar la función digestiva e inmunológica.
Los probióticos también pueden aliviar algunos trastornos como el estreñimiento, la diarrea, el síndrome del intestino irritable o las alergias.

Es antioxidante: el kvas tiene un alto contenido en polifenoles, unos compuestos que tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.
Los antioxidantes protegen las células del daño causado por los radicales libres y previenen el envejecimiento prematuro y algunas enfermedades crónicas.

Es refrescante e hidratante: el kvas es una bebida compuesta principalmente por agua, lo que contribuye a mantener una buena hidratación del cuerpo. Además, el sabor dulce y ácido del kvas lo hace muy apetecible y refrescante.



Dudas frecuentes sobre el Kvas

》 ¿Qué es el kvas?

El kvas es una bebida fermentada de origen eslavo y báltico que se elabora a partir de harina y malta de cereales como el centeno o la cebada, o de pan de centeno seco. También se puede hacer con frutas como las manzanas o las bayas. Tiene un sabor dulce-ácido y una graduación alcohólica leve o mediana

》 ¿Qué origen tiene el kvas?

El kvas tiene un origen antiguo y se cree que se remonta a la Edad del Hierro. Era una bebida popular entre los campesinos y los soldados, que la consumían para hidratarse y prevenir el escorbuto. También se usaba como base para sopas frías como el okroshka o el botvinya. Con el tiempo, el kvas se extendió por diferentes países del este de Europa y Asia Central, donde se le añadieron diferentes ingredientes y especias

》 ¿Qué beneficios tiene el kvas para la salud?

El kvas tiene beneficios para la salud como aportar nutrientes como el hierro, el calcio, el fósforo y las vitaminas del complejo B; mejorar la digestión y el tránsito intestinal; fortalecer el sistema inmunitario; prevenir la anemia y el escorbuto; y aliviar el cansancio y el estrés. Además, el kvas contiene probióticos que favorecen el equilibrio de la flora intestinal y la prevención de infecciones


¿Cómo personalizar el kvas?

El kvas se puede personalizar con diferentes frutas o especias para darle un toque diferente y original. Algunas ideas son:

Kvas con manzana: añade unas rodajas de manzana a la olla antes de cubrir el pan con agua hirviendo. La manzana le dará un sabor más dulce y afrutado al kvas.

Kvas con menta: añade unas hojas frescas de menta a la botella antes de dejarla fermentar. La menta le dará un sabor más fresco y aromático al kvas.

Kvas con canela: añade una rama o una cucharadita de canela en polvo a la botella antes de dejarla fermentar. La canela le dará un sabor más especiado y cálido al kvas.

Kvas con miel: sustituye parte del azúcar por miel para endulzar el kvas. La miel le dará un sabor más suave y natural al kvas. Puedes experimentar con otras combinaciones según tus preferencias o lo que tengas a mano. Lo importante es disfrutar de esta bebida fermentada tan rica y saludable.


Te dejamos un interesante video sobre el Kvas y su proceso:

Scroll al inicio