Recetas con Kvas

El kvas es una bebida tradicional de Europa del Este, hecha a base de pan fermentado y endulzada con frutas, miel o azúcar. Es una bebida refrescante, ligeramente alcohólica y con propiedades probióticas.

El kvas se puede consumir solo o como ingrediente de otras recetas, como sopas frías, ensaladas o cócteles. Aquí te presentamos algunas ideas para aprovechar esta bebida tan versátil y deliciosa.

El Kvas en la cocina


Te dejamos una serie de recetas elaboradas con Kvas, donde vas a poder incorporar a tu dieta diaria todos los beneficios de esta maravillosa bebida probiótica.


Okroshka

La okroshka es una sopa fría típica de Rusia, que se prepara con kvas, verduras picadas, huevos duros y carne o pescado. Es una sopa muy nutritiva y refrescante, ideal para los días calurosos.

Ingredientes:

  • 4 tazas de kvas
  • 2 papas cocidas y peladas
  • 2 pepinos
  • 4 huevos duros
  • 200 g de jamón o salchichas
  • 4 cucharadas de crema agria
  • 2 cucharadas de eneldo picado
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  • Corta las papas, los pepinos, los huevos y el jamón en cubos pequeños y ponlos en un bol grande.
  • Añade la crema agria, el eneldo, la sal y la pimienta y mezcla bien.
  • Vierte el kvas sobre la mezcla y remueve. Sirve la sopa fría o a temperatura ambiente, acompañada de pan.

También te puede interesar:



Ensalada de remolacha y manzana con kvas

Esta ensalada es una forma original y saludable de incorporar el kvas a tu dieta. La remolacha y la manzana combinan muy bien con el sabor ácido y dulce del kvas, y el queso feta le da un toque cremoso y salado.

Ingredientes:

  • 4 remolachas medianas
  • 2 manzanas verdes
  • 4 cucharadas de kvas
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • 100 g de queso feta desmenuzado
  • Hojas de menta fresca para decorar

Preparación:

  • Pela las remolachas y córtalas en cubos pequeños.
  • Ponlas en una olla con agua y sal y cuécelas hasta que estén tiernas, unos 20 minutos.
  • Escúrrelas y déjalas enfriar.
  • Pela las manzanas y córtalas en cubos del mismo tamaño que las remolachas.
  • Ponlas en un bol y rocíalas con el vinagre de manzana para evitar que se oxiden.
  • En un frasco con tapa, mezcla el kvas, el aceite de oliva, la sal y la pimienta.
  • Agita bien para emulsionar el aderezo.
  • En una ensaladera, mezcla las remolachas, las manzanas y el queso feta.
  • Vierte el aderezo por encima y mezcla bien.
  • Decora la ensalada con hojas de menta fresca y sirve fría o a temperatura ambiente.

Ensalada de uvas y queso azul

Esta ensalada es una delicia para el paladar, que combina el dulzor de las uvas, el sabor intenso del queso azul y el crujiente de las nueces.

Puedes usar el kvas para aliñarla y darle un toque ácido y refrescante.

Ingredientes:

  • 200 g de lechuga variada
  • 200 g de uvas rojas o verdes
  • 100 g de queso azul
  • 50 g de nueces
  • 4 cucharadas de kvas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  • Lava y seca la lechuga y córtala en trozos.
  • Lava y corta las uvas por la mitad.
  • Desmenuza el queso azul y pica las nueces.
  • En un bol pequeño, mezcla el kvas con el aceite de oliva, la sal y la pimienta.
  • Bate bien hasta obtener una vinagreta homogénea.
  • En una ensaladera, coloca la lechuga, las uvas, el queso y las nueces.
  • Rocía con la vinagreta y mezcla bien.
  • Sirve la ensalada fría o a temperatura ambiente.

Tarta de kvas y frutos rojos

Esta tarta es una forma original y deliciosa de usar el kvas en repostería. La base es un bizcocho esponjoso y húmedo, que se empapa con kvas y se rellena con una crema de queso y nata. Por encima, se decora con frutos rojos frescos o congelados.

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 4 huevos 200 g de azúcar
  • 200 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1 pizca de sal
  • 100 ml de kvas
  • Para la crema:
  • 300 ml de nata para montar
  • 200 g de queso crema
  • 100 g de azúcar glas
  • 1 cucharadita de vainilla

Para la decoración:

  • 300 g de frutos rojos (fresas, frambuesas, arándanos, moras, etc.)

Preparación:

Para el bizcocho:

  • Precalienta el horno a 180ºC y engrasa un molde redondo de unos 20 cm de diámetro.
  • En un bol, bate los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos y blanquecinos.
  • Tamiza la harina con la levadura y la sal e incorpórala a la mezcla anterior con una espátula o una varilla, con movimientos envolventes.
  • Vierte la masa en el molde y alisa la superficie.
  • Hornea durante unos 25 minutos o hasta que al insertar un palillo salga limpio.
  • Deja enfriar el bizcocho sobre una rejilla y luego córtalo por la mitad.
  • Coloca una capa sobre un plato y rocíala con la mitad del kvas.

Para la crema:

  • En un bol, monta la nata con unas varillas eléctricas hasta que forme picos suaves.
  • En otro bol, bate el queso crema con el azúcar glas y la vainilla hasta que esté cremoso.
  • Añade la nata montada al queso crema y mezcla con cuidado hasta obtener una crema homogénea.

Para el montaje:

  • Extiende la mitad de la crema sobre la capa de bizcocho empapada en kvas.
  • Cubre con la otra capa de bizcocho y rocíala con el resto del kvas.
  • Cubre toda la superficie y los bordes de la tarta con el resto de la crema.
  • Alisa con una espátula o un cuchillo.
  • Decora la tarta con los frutos rojos, distribuyéndolos por encima de la crema.
  • Puedes usar frutos frescos o congelados, pero en este caso déjalos descongelar antes de usarlos.
  • Refrigera la tarta hasta que la crema esté firme, al menos unas 4 horas o mejor toda la noche.
  • Disfruta de esta deliciosa tarta de kvas y frutos rojos, que sorprenderá a todos por su sabor y textura.

Pollo al kvas

El kvas también se puede usar para marinar y cocinar carnes, como el pollo. Le aporta un toque ácido y aromático, que se equilibra con el dulzor de la miel y las especias.

Ingredientes:

  • 4 muslos de pollo
  • 500 ml de kvas
  • 4 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de mostaza
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo Sal, pimienta, tomillo y romero al gusto

Preparación:

  • Limpia y seca los muslos de pollo.
  • Salpimiéntalos al gusto y colócalos en una fuente o una bolsa de plástico.
  • En un bol, mezcla el kvas con la miel, la mostaza, el aceite de oliva, el ajo picado y las hierbas.
  • Bate bien hasta obtener una salsa homogénea.
  • Vierte la salsa sobre el pollo y asegúrate de que quede bien cubierto.
  • Tapa la fuente o cierra la bolsa y deja marinar en el frigorífico durante al menos 4 horas o mejor toda la noche.
  • Precalienta el horno a 200ºC y engrasa una bandeja de horno.
  • Coloca el pollo en la bandeja junto con la salsa y hornea durante unos 40 minutos o hasta que esté dorado y hecho por dentro.
  • Sirve el pollo al kvas con una ensalada verde o un puré de patatas.

Helado de kvas

Para terminar, te proponemos una receta muy sencilla y refrescante: un helado de kvas. Solo necesitas dos ingredientes y un molde para hacer polos.

Ingredientes:

  • 500 ml de kvas
  • 100 g de azúcar

Preparación:

  • En un cazo, calienta el kvas con el azúcar a fuego medio, removiendo hasta que se disuelva.
  • Deja que hierva unos minutos y luego retira del fuego.
  • Deja que se enfríe un poco y luego vierte el líquido en un molde para hacer polos.
  • Puedes usar uno de silicona o uno de plástico con palitos de madera.
  • Congela el helado durante al menos 6 horas o hasta que esté firme.
  • Desmolda los polos con cuidado y disfruta de este helado de kvas tan original y delicioso.

Dudas frecuentes sobre las recetas con Kvas

》 ¿Qué es el Kvas?

El kvas es una bebida tradicional de Europa del Este, hecha a base de pan fermentado y endulzada con frutas, miel o azúcar. Es una bebida refrescante, ligeramente alcohólica y con propiedades probióticas.

》 ¿Cómo se hace el Kvas?

El kvas se hace a partir de pan de centeno o de trigo que se deja fermentar en agua con azúcar y frutas durante unos días. Después se cuela y se deja fermentar durante unas horas más antes de ser embotellado.

》 ¿Qué recetas puedo hacer con Kvas?

El kvas se puede consumir solo o como ingrediente de otras recetas, como sopas frías, ensaladas o cócteles.
Aquí hay algunas recetas que puedes probar:

Sopa fría de remolacha y Kvas
Ensalada de pepino y Kvas
Cóctel de Kvas y vodka


Te dejamos un interesante video sobre las recetas que puedo hacer con Kvas:


Esperamos que te hayan gustado estas recetas con kvas y que te animes a probarlas en tu casa. El kvas es una bebida muy versátil y saludable, que puedes usar tanto para hidratarte como para cocinar platos sorprendentes. ¡Buen provecho!

Scroll al inicio