Limonada lacto fermentada: una bebida refrescante y saludable

¿Te gustaría disfrutar de una limonada casera que además de hidratarte y refrescarte, te aporte beneficios para tu salud intestinal? Entonces te invitamos a probar la limonada lacto fermentada, una bebida probiótica que se elabora con suero de leche, zumo de limón, agua y azúcar.

En este artículo te explicamos cómo hacerla paso a paso y qué propiedades tiene.

¿Qué es la limonada lacto fermentada?


La limonada lacto fermentada es una limonada probiótica, es decir, que contiene microorganismos vivos que favorecen el equilibrio de la flora intestinal y la digestión.


Estos microorganismos son las bacterias ácido lácticas, que se encuentran en el suero de leche o de yogur, y que al mezclarse con el zumo de limón, el agua y el azúcar, inician un proceso de fermentación que transforma la bebida.

La fermentación es una técnica ancestral que se ha utilizado para conservar los alimentos y mejorar su valor nutricional. Algunos ejemplos de alimentos fermentados son el chucrut, los encurtidos, el kéfir o la cerveza de jengibre.

La limonada lacto fermentada es una de las bebidas fermentadas más fáciles y económicas de hacer en casa, y además tiene un sabor delicioso y refrescante.

¿Qué beneficios tiene la limonada lacto fermentada?

La limonada lacto fermentada tiene varios beneficios para la salud, entre los que destacan: Aporta probióticos: los probióticos son microorganismos vivos que ayudan a mantener el equilibrio de la flora intestinal, previniendo el crecimiento de bacterias patógenas y mejorando la función digestiva e inmunológica.

Los probióticos también pueden aliviar algunos trastornos como el estreñimiento, la diarrea, el síndrome del intestino irritable o las alergias.

  • Reduce el azúcar: durante el proceso de fermentación, las bacterias ácido lácticas consumen parte del azúcar que se añade a la bebida, dejando un sabor dulce pero con menos contenido de azúcar que una limonada normal. Esto puede ser beneficioso para las personas que quieren controlar su consumo de azúcar o que tienen diabetes.
  • Aporta vitamina C: el zumo de limón es una fuente natural de vitamina C, un antioxidante que protege las células del daño causado por los radicales libres y que refuerza el sistema inmunológico. La vitamina C también ayuda a la formación de colágeno, una proteína que mantiene la elasticidad y firmeza de la piel, los huesos y los cartílagos.
  • Hidrata y refresca: la limonada lacto fermentada es una bebida compuesta principalmente por agua, lo que contribuye a mantener una buena hidratación del organismo. Además, el sabor ácido del limón y el toque cremoso del suero de leche hacen que sea una bebida muy refrescante y apetecible, especialmente en los días calurosos.

También te puede interesar:



¿Cómo hacer limonada lacto fermentada?

Para hacer limonada lacto fermentada necesitas los siguientes ingredientes:

  • ½ taza de suero de leche o de yogur
  • 1 ½ tazas de zumo de limón (unos 10-14 limones)
  • 6 tazas de agua
  • ½ taza de panela o azúcar de coco (puedes usar otro tipo de edulcorante al gusto)
  • El suero de leche o de yogur es el líquido acuoso que se forma cuando se separan los coágulos sólidos de la leche o del yogur.
  • Puedes obtenerlo fácilmente colando un yogur natural (preferiblemente de leche entera) con una gasa o un paño fino sobre un colador durante unas horas en la nevera.

El líquido que se acumule debajo es el suero que puedes usar para hacer la limonada. El procedimiento para hacer la limonada lacto fermentada es el siguiente:

  • En una jarra grande o un recipiente con tapa, mezcla el suero de leche o de yogur con el zumo de limón.
  • Añade el agua y el edulcorante elegido y remueve bien hasta disolverlo.
  • Tapa el recipiente y déjalo reposar a temperatura ambiente durante unos dos días.
  • Verás que se forman algunas burbujas en la superficie, lo que indica que la fermentación está ocurriendo.
  • Pasado ese tiempo, prueba la limonada y ajústala al gusto si quieres añadir más zumo de limón o edulcorante. También puedes colarla si quieres eliminar algún residuo.
  • Guarda la limonada en la nevera y consúmela en unos 10 días.


Dudas frecuentes sobre la Limonada lacto fermentada

》 ¿Qué es la limonada lacto fermentada?

La limonada lacto fermentada es una bebida probiótica que se elabora con suero de leche o de yogur, zumo de limón, agua y azúcar. El suero de leche contiene bacterias ácido lácticas que inician un proceso de fermentación que transforma la bebida y le aporta beneficios para la salud intestinal

》 ¿Cómo se hace la limonada lacto fermentada?

La limonada lacto fermentada se hace separando el suero del yogur mediante un colador de malla fina y una gasa. Se mezcla el suero con el zumo de limón, el agua y el azúcar en una jarra de vidrio y se tapa con una tela o una tapa que permita la salida del gas. Se deja fermentar a temperatura ambiente durante unos dos días, hasta que tenga un sabor ácido y ligeramente alcohólico

》 ¿Qué beneficios tiene la limonada lacto fermentada para la salud?

La limonada lacto fermentada tiene beneficios para la salud como aportar probióticos que mejoran el equilibrio de la flora intestinal, la digestión y el sistema inmunológico; reducir el azúcar al ser consumido por las bacterias durante la fermentación; aportar vitamina C del zumo de limón, que es un antioxidante que protege las células y refuerza las defensas; e hidratar y refrescar el organismo


¿Cómo personalizar la limonada lacto fermentada?

La limonada lacto fermentada se puede personalizar con diferentes frutas o hierbas aromáticas para darle un toque diferente y original. Algunas ideas son:

  • Limonada con menta: añade unas hojas frescas de menta al recipiente antes de dejarlo fermentar. La menta le dará un sabor más fresco y aromático a la limonada.
  • Limonada con frutos rojos: añade unas cucharadas de frutos rojos (fresas, frambuesas, moras) al recipiente antes de dejarlo fermentar. Los frutos rojos le darán un color más intenso y un sabor más dulce a la limonada.
  • Limonada con jengibre: añade unas rodajas finas o ralladura de jengibre fresco al recipiente antes de dejarlo fermentar. El jengibre le dará un toque picante y estimulante a la limonada.
  • Limonada con lavanda: añade unas flores secas o frescas de lavanda al recipiente antes de dejarlo fermentar. La lavanda le dará un aroma delicado y relajante a la limonada.

Puedes experimentar con otras combinaciones según tus preferencias o lo que tengas a mano. Lo importante es disfrutar de esta bebida probiótica tan rica y saludable.

Esperamos que te haya gustado este artículo sobre cómo hacer limonada lacto fermentada. Si quieres saber más sobre otras bebidas probióticas caseras, te recomendamos estos artículos:

Scroll al inicio