Peligros y contraindicaciones del suero de leche

El suero de leche es el líquido que se obtiene al separar la leche en cuajada y suero durante el proceso de elaboración del queso o el yogur.

Es una bebida rica en proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes que pueden aportar beneficios para la salud. Sin embargo, también tiene algunos peligros y contraindicaciones que hay que tener en cuenta antes de consumirlo en exceso o de forma inadecuada.

En este artículo te contamos qué peligros y contraindicaciones tiene el suero de leche y cómo puedes evitarlos o minimizarlos.

¿Qué peligros tiene el suero de leche?


El suero de leche puede tener algunos efectos secundarios o adversos para la salud, especialmente si se consume en dosis altas o si se tiene alguna condición médica previa.


Algunos de estos peligros son los siguientes:

  • Alergia o intolerancia a la lactosa o a la proteína de la leche: el suero de leche contiene lactosa, que es el azúcar de la leche, y proteína de suero, que es una de las proteínas de la leche. Algunas personas pueden ser alérgicas o intolerantes a estos componentes y presentar síntomas como náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, gases, erupciones cutáneas o dificultad para respirar. Estas personas deben evitar el consumo de suero de leche o elegir productos sin lactosa o con bajo contenido en lactosa.
  • Problemas renales o hepáticos: el suero de leche tiene un alto contenido en proteínas, que pueden sobrecargar el trabajo de los riñones y el hígado. Esto puede provocar un aumento de la urea en sangre, una disminución del pH urinario, una mayor excreción de calcio y una posible formación de cálculos renales. Además, el suero de leche puede interferir con algunos medicamentos que se metabolizan en el hígado y causar toxicidad hepática. Estas personas deben limitar el consumo de suero de leche o consultar con su médico antes de tomarlo.
  • Presión arterial baja o alta: el suero de leche puede tener un efecto vasodilatador, es decir, que relaja los vasos sanguíneos y reduce la presión arterial. Esto puede ser beneficioso para las personas con hipertensión, pero puede ser perjudicial para las personas con hipotensión o que toman medicamentos antihipertensivos. Por otro lado, el suero de leche también puede contener sodio, que es un mineral que aumenta la presión arterial. Esto puede ser perjudicial para las personas con hipertensión o que toman medicamentos diuréticos. Estas personas deben controlar el consumo de suero de leche o elegir productos bajos en sodio.
  • Alteraciones del azúcar en sangre: el suero de leche contiene lactosa, que es un azúcar que se absorbe rápidamente y eleva los niveles de glucosa en sangre. Esto puede ser perjudicial para las personas con diabetes o con resistencia a la insulina, ya que pueden tener dificultades para regular sus niveles de azúcar. Además, el suero de leche también puede contener edulcorantes artificiales, como el aspartamo o la sucralosa, que pueden alterar la respuesta hormonal e inflamatoria del organismo. Estas personas deben moderar el consumo de suero de leche o elegir productos sin azúcar o con edulcorantes naturales, como la stevia o el xilitol.
  • Acné o inflamación de la piel: el suero de leche puede estimular la producción de sebo, que es una sustancia grasa que lubrica la piel y el cabello. Sin embargo, un exceso de sebo puede obstruir los poros y favorecer el crecimiento de bacterias que causan el acné. Además, el suero de leche puede aumentar los niveles de insulina y de factores de crecimiento similares a la insulina (IGF-1), que son hormonas que pueden provocar inflamación e irritación de la piel. Estas personas deben reducir el consumo de suero de leche o elegir productos con bajo índice glucémico.
  • Estrés oxidativo o inflamatorio: el suero de leche contiene compuestos bioactivos, como los péptidos y las lactoferrinas, que pueden tener efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Sin embargo, también contiene aminoácidos azufrados, como la cisteína y la metionina, que pueden aumentar la producción de radicales libres y causar estrés oxidativo. Además, el suero de leche puede contener sustancias proinflamatorias, como las caseomorfinas y las exorfinas, que son péptidos derivados de la caseína y el gluten, respectivamente. Estas sustancias pueden activar el sistema inmunitario y causar inflamación crónica. Estas personas deben equilibrar el consumo de suero de leche con alimentos ricos en antioxidantes y antiinflamatorios, como las frutas, las verduras, los frutos secos y las semillas.

También te puede interesar:



¿Qué contraindicaciones tiene el suero de leche?

El suero de leche puede tener algunas contraindicaciones para ciertas personas o situaciones.

Algunas de estas contraindicaciones son las siguientes:

  • Embarazo o lactancia: el suero de leche puede contener sustancias que pueden atravesar la placenta o la leche materna y afectar al desarrollo del feto o del bebé. Por ejemplo, el suero de leche puede contener hormonas, antibióticos o metales pesados que pueden alterar el equilibrio hormonal, la flora intestinal o el sistema nervioso del niño. Estas personas deben evitar el consumo de suero de leche o consultar con su médico antes de tomarlo.
  • Niños o ancianos: el suero de leche puede contener sustancias que pueden ser demasiado fuertes o inadecuadas para las personas con un sistema digestivo o inmunitario más sensible o debilitado. Por ejemplo, el suero de leche puede contener lactosa, proteína de suero o edulcorantes artificiales que pueden causar diarrea, alergia o irritación intestinal. Estas personas deben limitar el consumo de suero de leche o elegir productos adaptados a sus necesidades.
  • Enfermedades autoinmunes o degenerativas: el suero de leche puede contener sustancias que pueden estimular o inhibir el sistema inmunitario y causar reacciones adversas en las personas con enfermedades autoinmunes o degenerativas. Por ejemplo, el suero de leche puede contener lactoferrinas, caseomorfinas o exorfinas que pueden afectar a la función tiroidea, a la permeabilidad intestinal o a la actividad neuronal. Estas personas deben evitar el consumo de suero de leche o consultar con su médico antes de tomarlo.
  • Acné o inflamación de la piel: el suero de leche puede estimular la producción de sebo, que es una sustancia grasa que lubrica la piel y el cabello. Sin embargo, un exceso de sebo puede obstruir los poros y favorecer el crecimiento de bacterias que causan el acné. Además, el suero de leche puede aumentar los niveles de insulina y de factores de crecimiento similares a la insulina, que son hormonas que pueden provocar inflamación e irritación de la piel.

Estas personas deben reducir el consumo de suero de leche o elegir productos con bajo índice glucémico. – Estrés oxidativo o inflamatorio: el suero de leche contiene compuestos bioactivos, como los péptidos y las lactoferrinas, que pueden tener efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Sin embargo, también contiene aminoácidos azufrados, como la cisteína y la metionina, que pueden aumentar la producción de radicales libres y causar estrés oxidativo.

Además, el suero de leche puede contener sustancias proinflamatorias, como las caseomorfinas y las exorfinas, que son péptidos derivados de la caseína y el gluten, respectivamente. Estas sustancias pueden activar el sistema inmunitario y causar inflamación crónica. Estas personas deben equilibrar el consumo de suero de leche con alimentos ricos en antioxidantes y antiinflamatorios, como las frutas, las verduras, los frutos secos y las semillas.


Dudas frecuentes sobre los peligros y contraindicaciones del Suero Lácteo

》 ¿Qué peligros hay en el consumo de suero lácteo?

El suero lácteo puede causar dolores de estómago y cólicos cuando se consume en altas dosis. Además, algunas personas que son alérgicas a la leche pueden ser específicamente alérgicas a la proteína del suero de leche.

》 ¿Cuáles son las contraindicaciones del suero lácteo?

El suero lácteo debe ser evitado por personas alérgicas a la lactosa o a la leche y derivados lácteos. La proteína del suero de leche puede interferir con los medicamentos y aumentar el riesgo de sangrado. Dado que puede causar una baja presión arterial y baja azúcar en la sangre, es importante hablar con un médico antes de consumir productos con suero altamente concentrados.

》 ¿Cuáles son los efectos secundarios nocivos de la proteína de suero lácteo?

Los efectos secundarios nocivos de la proteína de suero lácteo incluyen el aumento del acné, la toxicidad hepática, el aumento del estrés oxidativo, los problemas renales e intestinales y una expresión de ira. En cuanto a la dosis, se ha encontrado que 40 gramos o más de proteína de suero lácteo al día dieron lugar a estos efectos adversos.


Scroll al inicio