Recetas con suero de leche

El suero de leche es un líquido que se obtiene al separar la grasa de la leche para hacer mantequilla o queso. Tiene un sabor ligeramente ácido y una textura cremosa.

El suero de leche es un ingrediente muy versátil que se puede usar en muchas recetas, tanto dulces como saladas. Además, tiene propiedades beneficiosas para la salud, como aportar proteínas, calcio, vitaminas y probióticos.

En este artículo te presentamos algunas recetas con suero de leche que puedes preparar en casa de forma fácil y deliciosa. Estas recetas te ayudarán a aprovechar el suero de leche que te haya sobrado de otras elaboraciones o que hayas hecho tú mismo.


Verás que el suero de leche le da un toque especial a tus platos, aportando sabor, humedad y esponjosidad.


Natillas de suero de leche

Las natillas son un postre clásico que se puede hacer con suero de leche en lugar de leche normal. El resultado es unas natillas más ligeras y con un sabor más intenso. 

Puedes aromatizarlas con canela, vainilla o limón y servirlas con fruta, galletas o caramelo.

Ingredientes:

  •  500 ml de suero de leche 
  • 4 yemas de huevo 
  • 40 g de harina de trigo 
  • 80 g de azúcar 
  • Canela en rama o en polvo 
  • Piel de naranja.

Preparación:

  • Añadir el suero de leche, las yemas y el azúcar en un vaso de batidora y batir hasta obtener una mezcla homogénea. 
  • Poner en una olla 3 cucharadas de azúcar y unas gotitas de limón para la elaboración del caramelo. 
  • Retirar del fuego cuando el azúcar adquiera un color tostado. 
  • Verter el caramelo en el fondo de unos moldes individuales o en una fuente grande. 
  • Poner en otra olla el suero de leche batido con las yemas, la harina, la canela y la piel de naranja. 
  • Calentar a fuego medio sin dejar de remover hasta que espese. 
  • Verter la crema sobre el caramelo y dejar enfriar. 
  • Refrigerar unas horas antes de servir.

También te puede interesar:



Bizcocho de suero de leche con chocolate

El bizcocho es otro postre que se puede hacer con suero de leche para conseguir una masa más jugosa y tierna. El chocolate le da un contraste delicioso al sabor ácido del suero de leche. Puedes usar cacao en polvo o trocitos de chocolate para hacer el bizcocho más rico. 

Ingredientes:

  • 250 ml de suero de leche 
  • 100 ml de aceite de girasol 
  • 200 g de harina 
  • 3 huevos 
  • 150 g de azúcar 
  • 1 sobre de levadura 
  • 50 g de cacao en polvo o chocolate troceado.

Preparación:

  • Precalentar el horno a 180ºC y engrasar un molde para bizcocho. 
  • Poner los huevos y el azúcar moreno en un vaso de batidora y batir. Incorporar el suero de leche y el aceite de girasol a la mezcla. 
  • Añadir poco a poco la harina para evitar la aparición de grupos. 
  • Añadir la almendra molida, la ralladura de limón y finalmente, los dos sobres de levadura. 
  • Batir hasta obtener una mezcla homogénea. 
  • Si usas cacao en polvo, tamizarlo e incorporarlo a la masa. 
  • Si usas chocolate troceado, añadirlo al final y mezclar con una espátula.

Pan de suero de leche

El pan de suero de leche es un pan casero muy fácil de hacer y que queda muy tierno y esponjoso. El suero de leche le da un sabor ligeramente ácido y una textura muy agradable. Puedes usar este pan para hacer bocadillos, tostadas o acompañar tus comidas. 

Ingredientes:

  • 500 g de harina de fuerza 
  • 25 g de levadura fresca 
  • 300 ml de suero de leche 
  • 1 cucharadita de sal 
  • 1 cucharada de miel 
  • Semillas de sésamo o amapola (opcional).

Preparación:

  • En un bol grande, mezclar la harina con la sal y hacer un hueco en el centro. 
  • Desmenuzar la levadura y ponerla en el hueco. 
  • Añadir el suero de leche templado y la miel y mezclar bien con una cuchara o con las manos hasta formar una masa homogénea. 
  • Pasar la masa a una superficie enharinada y amasar durante unos 15 minutos hasta que quede elástica y lisa. 
  • Formar una bola con la masa y ponerla en un bol engrasado con aceite. 
  • Cubrir con un paño húmedo y dejar reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen (unos 60 minutos). 
  • Precalentar el horno a 200ºC y forrar una bandeja con papel vegetal. 
  • Desgasificar la masa con los puños y darle la forma que se quiera al pan. 
  • Puede ser una barra, un redondo o varios panecillos. 
  • Colocar el pan en la bandeja y hacer unos cortes en la superficie con un cuchillo afilado. 
  • Espolvorear con semillas de sésamo o amapola si se desea y dejar reposar otros 15 minutos. 
  • Hornear el pan durante unos 25 minutos o hasta que esté dorado y suene hueco al golpearlo por debajo. 
  • Dejar enfriar sobre una rejilla y disfrutar.

Sopa de verduras con suero de leche

La sopa de verduras con suero de leche es una receta saludable y reconfortante para los días fríos. El suero de leche le da un toque cremoso y refrescante a la sopa, que se puede hacer con las verduras que más te gusten. Es una forma de aprovechar el suero de leche y de comer más verduras. 

Ingredientes:

  • 1 litro de caldo de verduras o pollo 
  • 500 ml de suero de leche 
  • 2 zanahorias 
  • 1 puerro 
  • 1 patata 
  • 1 calabacín 
  • Sal, pimienta y nuez moscada al gusto 
  • Perejil picado para decorar.

Preparación:

  • Pelar y picar las zanahorias, el puerro, la patata y el calabacín en trozos pequeños. 
  • Poner el caldo en una olla grande y llevarlo a ebullición. 
  • Añadir las verduras picadas y salpimentar al gusto. 
  • Bajar el fuego y cocinar hasta que las verduras estén tiernas (unos 20 minutos). 
  • Triturar la sopa con una batidora hasta obtener una crema fina. 
  • Añadir el suero de leche y mezclar bien. 
  • Rectificar el punto de sal y pimienta y añadir una pizca de nuez moscada. 
  • Servir la sopa caliente o fría, espolvoreada con perejil picado.

Tortitas de suero de leche

Las tortitas de suero de leche son un desayuno típico de Estados Unidos que se puede hacer con suero de leche casero o comprado. 

Las tortitas quedan muy esponjosas y sabrosas, y se pueden acompañar con mantequilla, miel, sirope, fruta o lo que más te guste. 

Ingredientes:

  • 250 ml de suero de leche 
  • 200 g de harina 
  • 2 huevos 
  • 50 g de mantequilla derretida 
  • 2 cucharaditas de levadura química 
  • 1 pizca de sal 
  • 1 cucharada de azúcar 

Preparación:

  • En un bol, batir los huevos con el azúcar y la sal. 
  • Añadir el suero de leche y la mantequilla derretida y mezclar bien. 
  • En otro bol, tamizar la harina con la levadura y añadirla a la mezcla anterior poco a poco, removiendo con una espátula o un batidor hasta obtener una masa sin grumos. 
  • Calentar una sartén antiadherente a fuego medio-alto y engrasarla ligeramente con aceite o mantequilla. 
  • Verter una porción de masa en el centro de la sartén y dejar que se cocine hasta que salgan burbujas en la superficie, unos 2 o 3 minutos. 
  • Darle la vuelta con una espátula y cocinar por el otro lado hasta que esté dorado, unos 2 minutos más. 
  • Repetir el proceso con el resto de la masa, apilando las tortitas en un plato y manteniéndolas calientes en el horno a baja temperatura si se desea. 
  • Servir las tortitas con los acompañamientos que se prefieran y disfrutar.

Pollo frito con suero de leche

El pollo frito con suero de leche es una receta tradicional del sur de Estados Unidos que consiste en marinar el pollo en suero de leche y especias, rebozarlo con harina y freírlo hasta que quede crujiente y jugoso. 

El suero de leche ayuda a ablandar el pollo y a darle un sabor delicioso. 

Ingredientes:

  • 1 kg de pollo troceado (muslos, pechugas, alitas…) 
  • 500 ml de suero de leche 
  • 2 cucharaditas de sal 
  • 1 cucharadita de pimienta 
  • 1 cucharadita de ajo en polvo 
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo 
  • 1 cucharadita de pimentón 
  • 1/4 de cucharadita de cayena (opcional) 
  • Aceite para freír 
  • 200 g de harina 
  • 1 cucharadita de bicarbonato 

Preparación:

  • En un bol grande, mezclar el suero de leche con la sal, la pimienta, el ajo en polvo, la cebolla en polvo, el pimentón y la cayena si se usa. 
  • Añadir el pollo troceado y cubrirlo bien con la mezcla. 
  • Tapar el bol con papel film y dejar marinar en la nevera durante al menos 4 horas o toda la noche. 
  • En otro bol, mezclar la harina con el bicarbonato. 
  • Sacar el pollo del bol y escurrir el exceso de líquido. 
  • Pasar cada trozo por la harina, presionando para que se adhiera bien. 
  • Sacudir el exceso de harina y reservar los trozos rebozados en una bandeja. 
  • Calentar abundante aceite en una olla grande o una freidora a fuego medio-alto. 
  • Freír el pollo por tandas, sin sobrecargar el aceite, hasta que esté dorado y cocido por dentro, unos 10 o
  • 15 minutos por cada lado. 
  • Escurrir el pollo frito sobre papel de cocina y mantenerlo caliente en el horno a baja temperatura si se desea.
  • Servir el pollo frito con suero de leche con ensalada, puré de patatas, salsa de miel y mostaza o lo que más te guste.
Scroll al inicio